IMG_9773.jpg

Historia


La Casa de mi Padre trabaja con mujeres y niños de la zona de Chasquipampa desde mediados de agosto de 2013, con talleres de inglés y de manualidades.  Los talleres para mujeres comenzaron con clases de pintura en madera los días viernes; a partir de febrero del año 2014 se incluyeron clases de repostería con el objetivo de brindarles nuevas herramientas para su manutención así como un espacio de recreación y descanso a través del arte.  

Entendemos que el hecho de ser creativos, crecer en confianza en nuestras habilidades y con otras personas son muy restaurativos. Sin embargo, las mujeres y niños no siempre tienen acceso a un espacio donde se pueden desarrollar todas estas cosas. Por eso queríamos abrir esta casa: una casa donde se puede aprender, desarrollar aptitudes, crear amistades y divertirse en un contexto de comunidad, sinceridad y sobre todo amor. 

La visión para este proyecto ha nacido después de leer los versículos de Juan 2: 13 – 22, al entender que Jesús se entristeció tanto al ver que el templo no estaba cumpliendo su propósito original de ser un lugar de encuentro con el Padre y se ha vuelto un lugar religioso lleno de barreras sociales, es por esto que Jesús dijo: - ¡No hagan un mercado de la casa de mi Padre! -  Se ha entendido que el corazón de Jesús es que entendamos que somos hijos e hijas del Padre y de esta manera, conocer que esta revelación nos trae libertad, esperanza y amor para poder vivir la vida que El ha diseñado para nosotros.  De estos versículos surgió el nombre del proyecto ‘La Casa de mi Padre’. Es tanto personal como comunitario: ¡el proyecto se podría bien llamarse, ‘La Casa de nuestro Padre’! visto que el deseo de Dios es que todos nos sintamos incluidos y valorados en su familia con una relación directa y real con Él. 

La Casa de mi Padre, es un proyecto que nace de la Fundación Anticipando, debido a que parte de su visión es alcanzar a los necesitados y compartir las buenas nuevas de Jesucristo y su Padre con los que no les conocen, es así que el proyecto de la Casa de mi Padre forma parte de la fundación Anticipando.


Contexto


Debido al alto índice de agresión sexual y violencia en las zonas de Chasquipampa y Ovejuyo y su proximidad con la Casa de Oración Anticipando, nos llamó la atención que esta zona esta categorizada como Zona Roja, en particular para mujeres y niños. Así surgió la idea de establecer una casa refugio como un centro de aprendizaje y creatividad para los niños y las mujeres de la zona de Chasquipampa; y puedan conocer el amor de Jesucristo y su Padre de forma práctica y real, a través de clases de inglés, repostería y manualidades. Nuestro objetivo es que en un futuro esta ayuda pueda abarcar más ámbitos como ser la creación de un albergue-hogar para las personas que están viviendo en situaciones de más alto riesgo.